¿Puede un niño ser listo y sacar malas notas?

abril 30, 2013
by Kerygma  |   in Sin categoría  |   0 Comment

¿Puede un niño ser listo y sacar malas notas? La atención al niño de altas capacidades no se reduce al saltarse un curso.

Mi nombre es Pablo y quisiera que ayudaran a resolver la situación de mi hijo Nacho de 5 años. En el colegio me dicen que va retrasado con relación a sus compañeros en el ámbito de los conocimientos que debe adquirir este curso. Él dice que no quiere ir al colegio, que es un rollo. A su madre y a mí nos parece que nuestro hijo sabe más cosas que un niño de su edad, según hemos ido observando a primos y amigos suyos. Estamos un poco confusos. ¿Tiene mi hijo algún problema?

Así a primera  vista,  uniendo los tres datos que nos facilitan, Pablo parece que se trata de un niño de altas capacidades, o superdotado. Pablo nos manifiesta que ahora si que está confuso “¿Cómo va ser superdotado e ir mal en el colegio?, Esto no encaja”.

Diagnóstico de altas capacidades o características de los niños con altas capacidades.

Para diagnosticar si un niño tiene altas capacidades, es necesario pasarle una serie de test, en concreto, una batería compuesta por test de inteligencia, personalidad, creatividad y de aptitudes específicas. También una entrevista a padres y profesores para obtener, de esta manera, los  datos fruto de la observación de las personas que están más cerca del niño. Un ejemplo de  esta entrevista es  lo que vamos a tratar de hacer en el caso del hijo de Pablo.

Le pedimos al padre de Nacho que nos valore como ha sido el desarrollo de su hijo, si le ha parecido, normal en comparación con otros niños, si por debajo de lo normal o por el contrario si cree que su hijo tiene un desarrollo que no está con relación a su edad cronológica.

La primera respuesta es que su hijo tiene un desarrollo como cualquier otro niño de 5 años. Se calla un momento y añade, “Ahora que lo dices, el otro día  estábamos con un grupo de amigos con hijos de edades similares a las de Nacho y nos preguntaron que cómo hacíamos para que nuestro hijo tuviera ese vocabulario tan rico, que parecía mayor que sus hijos y eso que tenían  la misma edad. No le dimos importancia al comentario”.

Esta apreciación de vuestros amigos es una de las características de los niños con altas capacidades, que utilizan estructuras lingüísticas complejas, o lo que es lo mismo frases iguales a las del adulto, acompañadas por la utilización de un gran número de palabras, esto es, tiene un vocabulario  inapropiado para su edad.

Seguimos con el cuestionario para recabar más datos y le preguntamos si alguna vez han pensado que Nacho parece mayor de lo que es. Nos contesta afirmativamente, que sí lo había comentado Pablo con su mujer. Esta es otra de las características de este tipo de niños, maduran antes que otros niños.

Ahora es Pablo el que nos pregunta a nosotros “¿Puede ser otra característica de estos niños la rapidez con la que aprenden las cosas y, sobretodo, con que exactitud recuerdan los detalles? Es que este es un hecho que hemos constatado en Nacho”. Le confirmamos que su apreciación es otro dato más para esta primera fase del diagnóstico que es la recogida de datos. Pero entonces nos pregunta Pablo, “Si aprende las cosas muy rápidas y con exactitud, ¿Por qué me dicen en el colegio que lleva un cierto retraso en las tareas que debe realizar en clase, que va por detrás de sus compañeros?”  Aunque parezca contradictorio  tanto tú como el colegio tenéis razón y  va en la línea de los comentarios de tu hijo sobre que en el colegio se aburre.

Te lo vamos a explicar con un ejemplo muy concreto. En clase cuando la maestra da una explicación  sobre los alimentos que se comen en otoño, tu hijo Nacho seguramente ya lo sabía ¿Y cómo es que ya lo sabía?, me preguntarás. Muy sencillo. Algún día que haya ido a la compra con vosotros os habrá preguntado que son las castañas, o por qué ahora ya no hay sandías, y vosotros mismos, le habréis proporcionado los conocimientos que más adelante  tiene que aprender en clase. Con lo cuál, el niño cuando llega esa explicación en clase se aburre, no le están proporcionando conocimientos nuevos.

Estos conocimientos llevan consigo la realización de unas  fichas para  que el conocimiento se afiance. Fichas que consisten en colorear sin salirse, en pegar trocitos de papel, en hacer con plastilina los alimentos, tareas en definitiva repetitivas y rutinarias algo que a tu hijo, cómo a cualquier niño de altas capacidades, no le gusta hacer porque se aburre y además porque su  psicomotricidad fina puede ser la que corresponda a sus edad cronológica. Esto significa que puede existir un desajuste entre su inteligencia verbal y su inteligencia manipulativa.

Le preguntamos a Pablo si la profesora le ha hecho algún comentario sobre como Nacho utiliza la plastilina. Nos contesta que no, pero que de vez en cuando el niño lleva a casa algunos de los trabajos que ha hecho y son muy originales para la edad que tiene. Le explicamos que nuestra pregunta va dirigida a averiguar si Nacho es un niño creativo o no, que parece que es.

Queremos analizar ahora otro aspecto de Nacho: el área de las relaciones sociales y del juego. Para ello, le preguntamos si el niño tiene muchos amigos  y que tipo de juegos prefiere. Pablo nos responde que sí, tiene muchos amigos  pero que siempre son mayores que él, que cuando tiene que ir con los primos de su edad dice que se aburre y prefiere quedarse con los adultos. “Siempre trato de que haga pandilla con niños de su edad y que no esté con mayores, puede oír comentarios no apropiados para él, pero no hay forma, prefiere los mayores”.

Es lógico, en estos niños su edad mental es mayor que su edad cronológica por eso le gusta estar con mayores, porque su capacidad intelectual corresponde a la de un chico más mayor. Le aburre lo que los chicos de su edad hacen y alguna vez tendrá problemas con ellos. Con respecto a los juegos preferido de Nacho, nos dice que le encanta coleccionar cosas y ordenarlas y clasificarlas a su manera. No se pueden tocar sus cosas afirma Pablo.

 Soluciones

Después del análisis de todas las contestaciones que nos ha dado Pablo, éste nos pregunta cuál es nuestro criterio. Nuestra respuesta es que parece que estamos ante un niño de altas capacidades, pero que es necesaria una evaluación más exhaustiva y que tenga un diagnóstico sobre su hijo. Tanto la evaluación como el diagnóstico se lo pueden hacer en el Departamento de Orientación del colegio, en el Equipo de Orientación de la zona a la que pertenece el centro educativo al que va su hijo, o en un Gabinete Psicopedagógico.

“¿Y si se confirma que es superdotado le tengo que cambiar de colegio?”, pregunta Pablo. Si se confirma el diagnóstico inicial, hay que saber  si el centro al que asiste Pablo esta preparado para atender a un niño superdotado. La atención a este tipo de niños, por parte del centro educativo al que asisten, no se reduce a que el niño se salte un curso escolar y esté en clase con los que tiene su misma edad mental en lugar de su edad cronológica, se trata de que los contenidos que tiene que aprender el niño se adapten a sus necesidades, que le hagan la Adaptación  Curricular. Esta Adaptación Curricular la realiza el maestro en clase siguiendo las indicaciones de  los psicólogos o  psicopedagogos  que han evaluado a Nacho.

Pablo se queda tranquilo después de tantas preguntas y respuestas y añade que ahora entiende algún otro comportamiento de su hijo.

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*